Instalada

8 10 2008

Por fin, tras una dura lucha con todo el sistema burocrático (para el StudiTicket necesitas el carnet de la facultad, para el carnet de la facultad necesitas haber pagado una historia, para pagarla tienes que hacerte una cuenta…) tengo internet!!

Aún estoy terminando de instalarme pero el piso está estupendo, la habitación es grande y en general estoy muy contenta! Daré más detalles en cuanto tenga un rato… es decir, mañana o así xD que ahora me voy de cervecillas





Buddy!

27 09 2008

Aunque la administración alemana no parece ser mucho más rápida que la española, al menos cuando responden es porque está todo solucionado.

Presa de un ataque de estrés momentáneo, acababa de decidir escribir a los del Welcoming Service para saber qué había pasado con mi buddy, si me lo daban o si me buscaba yo la vida por ahí, cuando encuentro en mi bandeja de entrada un mensaje de un tipo alemán que no sólo promete ir a buscarme con las llaves de mi casita, sino que además nos coge por adelantado las sábanas, almohada y edredón que vende el Hausmeister por 35 euros. Es decir, que no tendré que taparme con la toalla como Dani en su primera noche, ni pasaré en el bar de la cerveza barata mi primera noche en Stuttgart.

El chico en cuestión nos ha mandado una lista de los documentos que vamos a necesitar para algunas formalidades, y su número de móvil por si acaso algo va mal. Sí, nos ha mandado, lo he dicho bien, porque aparecen, junto a mi dirección, otros dos destinatarios, y uno de ellos es alumno de la Carlos III. Debe ser que todos los madrileños cogemos el mismo vuelo.

Así que ahora ya paso los días despidiéndome de gente y pesando jerséis en la báscula del baño. Además, voy metiendo en la maleta los regalos y recuerdos que me van dando (incluyendo una foto a contraluz en la que no se distinguen más que cuatro bultos oscuros. Se intuye más o menos quiénes son, y me explican que es porque “así no te olvidas del sol”. En fin…), y una carpeta con todos los papeles, que están casi todos listos.

¡Preparados para zarpar!





Maletas para todos los gustos (II)

23 09 2008

El hilo del que hablaba aún daba mucho más de sí, pero tras el fin de exámenes y la vuelta de Florencia me encuentro con que ya sólo tengo una semana para pensar de verdad qué llevarme, así que la cosa se pone complicada y ya hay que dejarse de sugerencias graciosas para centrarse en lo importante. Así que, aunque útiles, tengo yo mis serias dudas de querer llenar mi maleta de los pelapatatas, paraguas, planchas y perchas que sugería la gente del foro de erasmusworld (estos alemanes es que son muy apañados y tienen un IKEA por allí cerquita, y entre facturar el sobrepeso y comprarlo allí, la verdad es que prefiero lo segundo).

Además, se pasa por alto una cosa importante, y es que la herencia Erasmus te puede facilitar la vida bastante. Los Erasmus no se llevan de vuelta a su país las sartenes y cacerolas, ni las perchas, ni en general las cosas de casa que compraron allí. Muchos de ellos, seguramente, ni las compraron, sino que las heredaron, a su vez, de Erasmus que había allí antes. Claro que tienes que tener suerte, pero en mi caso sé que cuento con bastantes cosillas que me han dejado, y aunque aún no sé exactamente qué incluye el “pack”, sé que no pienso llevarme las sartenes desde casa.

Ah, estupendo, entonces de las cosas mencionadas en el otro post, ¿no metemos nada? Sí, claro que sí, hay cosas importantes, pero otras no tanto. Lo principal es ser muy práctico a la hora de hacer la maleta, porque cargar con 30 kg para luego no usar la mitad de las cosas es algo que hace que se enrabiete hasta el más tranquilo. Metemos entonces…

  1. Ropa adecuada al clima de allí. En algunos casos, a lo mejor compensa comprarse allí un buen abrigo, porque está más preparado para el frío y seguramente salga más barato. Sin embargo, yo no voy a ningún país nórdico, y aunque en Alemania hace frío, de momento confío en mis abrigos.
  2. Camisetas de manga corta. En los países en los que hace frío es donde más calor se pasa en el interior de los sitios, y seguro que no vas a pasar el invierno entero a base de botellones (¡aunque allí sean legales! 😀 ) Mete algo que puedas ponerte, por ejemplo, cuando salgas de fiesta, y un bañador, por si las moscas (en Stuttgart hay unas piscinitas…)
  3. Bolsa de aseo básica. O lo que es lo mismo, no metas un gel que pesa un kg si puedes meter un bote diminuto para ducharte el primer día y ya comprarlo allí. Lo mismo para champú, suavizante, crema, y lo que quiera que sea que uses, no merece la pena cargar con botes grandísimos que te quitan espacio y que pesan mucho, total para que luego acabes comprando allí (excepción: compresas y tampones, que es un tema un poco delicado…)
  4. Botiquín básico. Esto ya lo aclaré, y quiere decir que sean un par de tiritas, mercromina o betadine, unos ibuprofenos… lo mínimamente imprescindible. Además, según me cuentan, la de la farmacia habla español, y los alemanes toman medicamentos también cuando se ponen malos. Así que de nuevo, buscad ser prácticos.
  5. Sábanas para la primera noche, y una toalla. Ya comprarás más cuando llegues allí, pero en mi caso por ejemplo, si no quiero verme obligada a dormir sobre el colchón sin más y a secarme con papel higiénico cuando termine de ducharme, debería meter uno de cada (insisto de nuevo: IKEA está cerca, y venden sábanas, toallas y lo que se necesite. Con uno de cada, por tanto, vale).
  6. Documentos Erasmus. Lo que tengas que mandar de vuelta a la universidad de origen, los justificantes de habitación, admisión y demás, todo eso bien metido en una carpeta y localizado. Además, documentación como pasaporte, carnets varios, etc. Incluso alguna foto carnet, que no ocupan nada y eso que ahorras para tener el papeleo listo cuanto antes.

Creo que, en principio, está todo. Sí, también me llevaré una baraja de cartas y alguna foto, pero es lo único. Ahorrad espacio y, sobre todo, peso, venden paraguas, sartenes, tenedores, tazas, agujas e hilo en todos sitios.





Tenemos casita

14 09 2008

¡Por fin! Aunque ya nos avisaron que los alemanes para esto del alojamiento son muy tardones, no pude evitar acabar poniéndome nerviosa, porque cuando mandas todos los papeles fuera de plazo y aún encima resulta que los alemanes no te garantizan alojamiento, sino que “intentarán buscarlo”, la cosa se complica.

Finalmente me encuentro alojada en Straussäcker (que no se escribe así, pero no tengo ni idea de dónde está la letra alemana que me falta), es decir, un pisito de dos o cuatro personas que pinta bastante bien, a juzgar por los comentarios de la gente que conozco y que vive en las residencias de Stuttgart. Claro, aún queda tener suerte con los compañeros de piso, pero siendo pocos es más fácil convivir, digo yo… como dice Antonio, cruzaremos los dedos y “unos buenos compañeros de piso, y apañao“.

La diversión no se acaba, porque ya he cogido mi vuelo, y llego aaaaa… las once de la noche a Stuttgart. Seguramente teniendo vuelo y alojamiento, ya no debería haber más problemas, pero el caso es que necesito coger las llaves para entrar en el piso, y a esas horas sin Hausmeister está difícil el tema. ¿Solución? Un buddy, es decir, un amable estudiante alemán que recoge tus llaves y va a buscarte al aeropuerto, te deja en tu casita y te ayuda con los papeles. Pero no, porque en estos países ya se sabe que los autóctonos se acuestan más bien prontito, nada que ver con los madriles, así que el Welcoming Service, que así se llama, tiene un horario limitado que, desde luego, no incluye ni de broma las once de la noche. De todos modos he escrito a los responsables (otra vez fuera de plazo…) para ver si sería posible pedirlo, en vista de que otros años los españoles que han llegado a esas horas intempestivas para un alemán han tenido acompañante.

Así que toca esperar respuesta otra vez, aunque ya con toda la suerte con la casa y demás, no sé si aún puedo pedir más… veremos qué pasa.





Cocinillas

7 09 2008

Claro, uno se va fuera de casa y a ver qué hace, que mamá ya no cocina y esto de la supervivencia se pone feísimo. Mientras Edu sugiere que probemos la comida etíope, que no es mala opción siempre que sea un día, los que tenemos que economizar vamos a optar por escribir las recetitas de mamá. Yo ya tengo mi cuadernito preparado, pero oye, que año y medio es mucho tiempo y va a haber que recopilar material nuevo. Además, a ver cómo impresiono a los alemanes con algo “tipicaliespanish” (o sencillamente, con algo comestible) el día que me toque hacer la cena! Así que en realidad, me parece que voy a cocinar cual impostora. Y es que veréis, que Falsarius Chef está en todo y nos salva de cualquier situación. Os dejo el enlace a tres, para que vayáis abriendo boca, pero recomiendo que exploréis bien el blog entero y el foro, porque no tiene desperdicio:

  1. Tortillitas de gulas: la razón por la cual me enganché al blog de los impostores. A mí es que me abren el chiringuito veraniego de esta forma y claro, no tengo nada que decir ni hacer (excepto añadirlo a los marcadores!). Versión impostora de las clásicas de camarones, con esto los Erasmus españoles nos camelamos a quien sea…
  2. Perritos calientes “de marca”: me diréis que no tiene que ser la bomba reinventar el perrito caliente en el país de las salchichas! Y que mamá se queda más tranquila si le pones una foto de este original “hot dior” que si le dices que has cenado unas tristes salchichas.
  3. Pincho antiresaca: es que vamos a lo que vamos. De cereales y tostadas nada, un Erasmus tiene que nutrirse bien, que la vida del estudiante es dura xD

No, si seré la primera Erasmus que en lugar de volver famélica vuelve rodando…





Maletas para todos los gustos (I)

20 08 2008

Con todo el nerviosismo de enfrentarse a una situación desconocida, en una lengua casi desconocida y completamente solo los primeros días, no soy la única futura Erasmus que navega por foros buscando consejos de gente que ya ha pasado la experiencia sobre tarifas de teléfono y otras historias. Las páginas web más conocidas entre la comunidad Erasmus están atestadas de gente que pregunta por españoles que vayan a sus mismos lugares de destino, alojamiento, dificultad del curso y asuntos varios.

En uno de esos foros me encuentro un hilo muy útil en el que un usuario propone ir comentando todas esas pequeñas cosas que, además de la ropa, deben ir en la maleta. Allí cada uno aporta lo suyo, claro, y desde el que ya va pensando en una orientación “orgasmus” de la beca hasta el preocupado porque la guitarra eléctrica y los amplis no le caben en la maleta, encontramos sugerencias de lo más variadas. Recojo aquí algunas que por diversos motivos me han llamado la atención (aunque, de todas formas, el hilo completo está aquí):

  • cámara de fotos: figura en el primer lugar de casi todos los participantes del hilo. Cualquiera de ellos la considera, cuando menos, imprescindible, y es que es verdad que una imagen vale más que mil palabras.
  • puñetitas varias: léase fotos de los colegas, un poster que te guste mucho, una vela, alguno incluso mencionó peluches… algo que te haga sentir en casa, por lo menos los primeros días que la habitación, cama-mesa-lavabo, parece que no tiene nada que ver contigo. Yo me inclino más bien por las fotos, así que ya estoy en plena recopilación de las mismas… y es vergonzoso, pero tengo muchos amigos de los que no tengo fotos!!
  • botiquín de emergencias: no, no hace falta incluir escayola ni bisturí ni cosas raras… en el resto de Europa también venden medicamentos! Con unas aspirinas, ibuprofeno, tiritas y mercromina está estupendo.
  • carnet de alberguista, saco de dormir: por los posibles viajecillos que pudieran surgir.
  • compresas y tampones, las chicas: al parecer en algunos sitios hay problemas, por ejemplo, para encontrar tampones con aplicador. Ojo con cosas de ese estilo (tampoco hace falta llenar la maleta entera de ellos, en general entre los que vienen y que normalmente en navidades estás de vuelta, pensad que sólo vais para 3 meses, no para el año entero).
  • portátil: yo ni siquiera puedo considerar la opción de dejarlo aquí… así que este cacharro infernal que sólo da problemas viajará conmigo.
  • baraja de cartas española, okalimotxo… hay que extender la cultura popular, faltaba más xD
  • pipas!! el autor del comentario juraba y perjuraba que donde él anduvo de Erasmus era imposible encontrarlas. Creo que se desmintió más adelante, pero hasta entonces hubo numerosos lamentos de adictos a las pipas. Yo puedo prescindir de ellas, pero si este es tu vicio, hazles un hueco.
  • jamón serrano, chorizo, aceite y colacao: y es que no somos los más avanzados en muchos campos, pero en alimentación no nos gana nadie =)

Creo que de momento lo dejo aquí. Cuando haya terminado de recopilar las cosas de esta lista que me parecen útiles, volveremos con otra entrega…





Breve retorno

11 07 2008

Aunque parecía que nunca iban a llegar, sí, aquí están. ¡Las vacaciones! Y con ellas la locura de tener todo descontrolado, especialmente el tema de la Erasmus, que han decidido dejar de escribirme a la cuenta que les di para escribirme a otra… estupendo… y yo pidiendo que me mirasen la primera, así andaba yo de preocupada porque no llegaba nada.

El caso es que después de 10 (merecidísimos, después de todos los agobios) días de vacaciones me encuentro dos estupendas noticias: Redes aprobada y estoy admitida en Alemania!! Así que no puedo quejarme. Tengo un cansancio brutal después de la falta de sueño de estos últimos días, y menos de 10 horas para hacer la maleta, rellenar los formularios, mandarlos y dormir…. o algo! Por eso el post es, de nuevo, muy breve, aunque esta vez me deja un mejor sabor de boca, ya casi sabe de verdad a estudiante Erasmus!!